Saturday, July 7, 2012

...we could not miss this further venezuelanism...!











...we could not miss this further venezuelanism...!

HUGO CHÁVEZ : EL PEOR DE TODOS EN TODO  
Subversivo contrademocrático desde 1980
HUGO Rafael CHÁVEZ : The worst of all and
in all !
Subversive counter-democratic since 1980 !

I will not translate this, so that the
profetico be not true ! Or the truth be
not profetico !

http://porlaconciencia.com/?p=6755

__________________________________

[["...El menos calificado y  más descalificado para determinar quiénes somos y quiénes no somos venezolanos, muchísimo menos aún si lo hace en función de quién lo apoya y quién lo adversa

En uno de sus raptos de desafuero cada vez más frecuentes y cada vez más grotescos, Hugo Chávez se ha atrevido –atrevimiento inaceptable e intolerable— a intentar arrebatarnos  la nacionalidad venezolana  a quienes,  por millones,  disentimos, criticamos, nos oponemos, despreciamos, repudiamos y sentimos severo asco por su acción política  y su gestión gubernamental. ¿Quién se cree que es? ¿Cuánto cree que vale realmente como político, como gobernante  y como ciudadano?  ¿Cuánto cree que saben o ignoran los venezolanos de su acción política y de su gestión gubernamental, de sus vicios y defectos, delitos y crímenes?

Los vahos del poder  y el lamido servil de los arrastrantes  aduladores lo han hecho elevarse del suelo (valor real)   a la estratosfera (sobrevalor megalomaníaco). Como somos parte de los millones a quienes se nos ha pretendido arrebatar nada menos que nuestra nacionalidad por no prosternarnos ante él y sus secuaces y no lamer sus botas de militarista totalitario,  en ejercicio del derecho a réplica –para lo cual, afortunadamente, no necesitamos sentencia del Tribunal Superior de…–   le decimos al poder megalómano que le queda grande, galaxialmente grande, esa pretensión de sentirse superior a todos los venezolanos, sobre todo superior a los venezolanos no castrochavistas, quienes,  por cierto, en su totalidad y  hasta el más modesto de merecimientos, no tienen ni los vicios ni los defectos que él ha mostrado tener,  y no han incurrido en los delitos y los crímenes en los que él ha incurrido, tal como lo han publicado miles de veces  los medios de comunicación independientes en estos trece años y seis meses de tragedia sociopolítica.

Son esas numerosas publicaciones las que nos permiten no tener que limitarnos a  frases simplistas y simplonas, como es su estilo,  sino poder respaldar nuestras afirmaciones con material hemerográfico, bibliográfico y documental muchísimo más que suficiente. Por eso, con sobrado soporte probatorio debidamente archivado podemos afirmar que Hugo Chávez es el menos calificado y el más descalificado para quitarle a nadie nada, mucho menos algo tan sagrado como la nacionalidad, porque, en todo, es el peor de todos en toda nuestra historia.

  El peor, por ser el más ignorante y  el más incapaz para gobernar bien, por ser el más irresponsable en  sus acciones, por haber ejercido la presidencia a base de solamente abusos de poder violando cotidianamente la Constitución  Nacional y leyes de la República; por haber reclutado y puesto a su servicio incondicional a la peor escoria de la sociedad venezolana para así  conformar el peor gobierno de nuestra historia en todos los sentidos; por haber presidido omnímodamente el gobierno más dilapidador, más malversador  y más corrupto de todos los tiempos, tanto en el número y modalidad de los casos como en las enormes cantidades afectadas;  por haber presidido el gobierno de menor nueva obra realizada, de haber llevado al más bajo nivel los servicios públicos, de haber permitido por carencia de mantenimiento el mayor deterioro de la infraestructura del país, etc., no obstante haber dispuesto de todo el poder institucional  y de una inmensa cantidad de recursos (1) como para haber realizado la mejor gestión gubernamental del mundo, en términos absolutos en relación con países de igual o menor tamaño económico  y en términos relativos en relación con  países  de mayor dimensión económica, incluyendo las mayores potencias económicas mundiales; por haber conspirado, siendo oficial militar,  contra la democracia representativa, consagrada en la Constitución Nacional,  entre 1980 y 1992;  por haber destruido hasta ahora gran parte del  sistema político democrático  representativo con falsos argumentos y con el único objetivo de eliminar la posibilidad de controles y sanciones a la ejecución de su estrategia capital destructiva y a la prosecución de su objetivo supremo de instauración de un régimen militarista totalitario; por haber destruido gran parte de las empresas independientes del país para eliminar la fuente de prevención del sector privado ante el intento de imponerle un régimen totalitario, para reducir el ámbito de relativa evasión de la acción opresiva y represiva del gobierno, y para ampliar el campo de dominio gubernamental a costa de la disminución del sector privado; por el asalto a la fuerza de  los ámbitos de dominio privado para pasarlos al “dominio del sector público”, eufemismo por lo que es en verdad  el dominio del castrochavismo; por otros delitos y crímenes que deben quedar sin mención por razones de espacio.                 (1) Según estimaciones de privado acopio  –el gobierno suele mantener reserva sobre sus ingresos–,  la revolución castrochavista ha recibido, en los trece años y seis meses que lleva en el poder y  por distintos conceptos, el equivalente a 1 billón 300 mil millones de dólares, muchísimos más que los suficientes para resolver todos, absolutamente todos  los problemas económicos de Venezuela, y para haber puesto en marcha el plan de desarrollo económico y social de muy lejos más importante de nuestra historia y del mundo, guardando en este último caso las debidas proporciones.  Sobre esos fondos nunca ha rendido cuenta, ni querrá ni podrá rendirla, porque por los medios de comunicación sabemos que han sido malversados, dilapidados y sustraídos por las más disímiles formas de corrupción

Por eso puede afirmarse, con el apoyo referencial de numerosos hechos recogidos y publicados en medios de comunicación de toda índole, informes, documentos y relatorías diversas, que Hugo Chávez es en nuestro país  el peor gobernante, el peor político, el peor oficial militar, el peor ciudadano, el peor individuo, el peor ser social, el peor venezolano, en fin, el peor de todos en todo.  Por lo tanto es el menos calificado y el más descalificado para determinar quiénes somos y quiénes no somos venezolanos, mucho menos si lo hace en la forma tan torpe de utilizar como criterio de arrebato quién lo apoya o quién lo adversa.

La subversión contrademocrática en el poder

 Durante los trece años y seis meses  que la revolución castrochavista lleva en el poder, ha recibido, de un número creciente de venezolanos que hoy son millones, cuestionamientos cada vez más severos a su forma autoritaria de gobernar, y asimismo de críticas cada vez más serias a los vicios y defectos, delitos y crímenes en los que ha incurrido para mantenerse y afianzarse en el poder y llevar adelante su proyecto político militarista totalitario. Los señalamientos, cada vez mayores en gravedad y número, han provenido de dirigentes partidistas, líderes sociales o mayormente de meros ciudadanos, desde una posición opositora, disidente o crítica, a lo largo y a lo ancho del país.

Durante trece años y seis  meses, asimismo, la revolución castrochavista  nunca ha respondido argumentos con argumentos, ni acusaciones con defensa, ni críticas con información o explicación. Su respuesta ha sido siempre la misma: descalificaciones  insultantes y ofensivas o agresiones de variada  índole  a todo aquél que opine o actúe en contraposición o de manera diferente  al régimen, sea venezolano o extranjero, sea cual fuere su nivel social, en fin, trátese de quien se trate:  “corruptos, ladrones, cachorros del imperio, agentes o lacayos del imperialismo y/o de la oligarquía y/o de la burguesía, golpistas, fascistas, pitiyanquis, conspiradores para la desestabilización o el magnicidio, enemigos del sistema democrático, conspiradores contra la democracia y contra el pueblo, apátridas, traidores a la Constitución Nacional y a la patria…”, etc.

Como los poderes públicos  actúan como meras marionetas electrónicas, por la velocidad con que ejecutan sus órdenes, una acusación pública de Hugo Chávez o de cualquiera de sus secuaces en el poder, independientemente de todo lo infundada que ella sea, suele significar la puesta en marcha de un proceso que ha de terminar  en una sanción. Son testimonios fehacientes de ello las decenas de venezolanos presos, condenados no obstante que nada pudo probárseles, o los miles de  compatriotas que han tenido que salir involuntaria y precipitadamente  de Venezuela huyéndole a una injusta condena.

La lección del fracaso guerrillero              

 La guerrilla de los años ’60 del siglo pasado tuvo como estrategia capital el derrocamiento del sistema democrático representativo, en función del objetivo fundamental de instaurar un régimen revolucionario  de corte  castrista, régimen del cual venía todo su impulso.

 Según las crónicas sobre el evento guerrillero, dos de los factores fundamentales de su derrota fueron la acción eficaz de las Fuerzas Armadas y el vacío de apoyo popular a una acción que se proponía destruir el sistema democrático.  Por lo tanto, quedó claro que en el futuro una nueva acción subversiva contrademocrática debería evitar enfrentamiento abierto con las Fuerzas Armadas y  tenía también que enmascararse como democrática.

 QUIÉN ES EN VERDAD HUGO CHÁVEZ

 Hugo Chávez entra a la política como conspirador subversivo contrademocrático

 Con posterioridad a su derrota,   ex-guerrilleros decidieron reencaminar su proyecto subversivo  fomentando una conspiración  dentro de la propia institución castrense que antes los había derrotado. Se  aspiraba a que, por emerger el golpe del seno  de las FFAA, se podría eludir el riesgo de que fuera derrotada  nuevamente por ella misma. Se  decidió así mismo que la bandera del golpe no sería la destrucción de la democracia –aunque en verdad era eso y no otra cosa lo que en realidad se buscaba–, sino, muy por el contrario, el derrocamiento  del gobierno para “limpiar a la democracia” de sus vicios y defectos, delitos y crímenes.

A comienzos del año 1980,  ex-guerrilleros en plan de activismo subversivo entraron en contacto con el entonces teniente Hugo Chávez,  por mediación de su hermano mayor Adán, y lo captaron como uno de los  operadores de su plan conspirativo.  Se acordó que la insurrección  se daría “cuando existieran las condiciones subjetivas y objetivas propicias”.  No sería, pues, un golpe sedicioso contra un gobierno ni contra un presidente determinados, sino contra el sistema democrático como tal, el mismo que estaba consagrado en la Constitución Nacional entonces vigente, a la cual debía lealtad por juramento todo integrante de las FF.AA.

Al aceptar incorporarse a la conspiración golpista subversiva contrademocrática, el teniente Hugo Chávez aceptó tácitamente quebrantar el juramento de lealtad a las Fuerzas Armadas de las cuales formaba parte; y al comprometerse a insurgir  contra el sistema político consagrado en  la Constitución Nacional, asumía asimismo abjurar de su lealtad constitucional.  Convino por lo tanto en echarse  a andar como traidor a las Fuerzas Armadas, a la Constitución Nacional, a la Patria y en suma al pueblo venezolano. Iniciaba así una larga tarea de subversión del sistema democrático representativo que aún hoy mantiene desde el poder constituido. Todo ello a los 25 años de edad y apenas con el grado de teniente.  Comenzó así una carrera política sucia y tenebrosa, que lo ha llevado a constituir, conjuntamente con los hermanos Castro, el trío de peores gorilas del continente americano.

Una carrera de dobleces que aún perdura

 Así se inició Hugo Chávez en una carrera política que ha estado signada por mentiras y engaños, simulación y farsa, trampas y fraudes, demagogia y cinismo, siempre haciendo ocultamente lo contrario de lo que públicamente dice estar haciendo.

Desde su incorporación a la conjura golpista  a comienzos de 1980 hasta el 4 de febrero de 1992, tuvo que mentir y fingir  por imperativo de su propia supervivencia dentro de las Fuerzas Armadas. En esos doce años desarrolló un  regusto creciente por la mentira y el engaño, Al día de hoy, su vida política no ha sido sino una gran mentira continuada, en la que  dice y se desdice con descarada facilidad, proclamándose el mayor demócrata mientras él y sus secuaces han desatado la mayor ferocidad destructiva contra la democracia venezolana.

El carácter inherente  de tales vicios y defectos se ha acentuado tanto, que ha terminado por ser condición natural de su forma de ser como político y como persona. Cuarenta años de dobleces han determinado que el Hugo Chávez de hoy haya llegado a ser, por naturaleza, intrínsecamente mentiroso y engañoso, simulador y farsante, tramposo y fraudulento, demagogo y cínico.

En febrero de 1992 el golpe contrademocrático producto de la conspiración emerge con la máscara de “rebelión cívico-militar”, criticando ferozmente los vicios, defectos, delitos y crímenes de los gobiernos democráticos y enarbolando falsas banderas de  auténtica democracia, honestidad administrativa, justicia, libertad y progreso social. Todo mentira.

Purgó prisión por golpista y al salir de la cárcel por inexplicable indulto presidencial, se echó a las calles  del país con un discurso de enardecido doliente de la democracia agraviada por los gobiernos civiles. Discurso que subió de tono agresivo y de contundencia crítica contra los “malos demócratas”  y se explayó en oferta democrática durante su campaña electoral presidencial de 1998.

Trece años y tres meses en el poder han demostrado, de manera contundente y fehaciente, que sus críticas a los regímenes anteriores y sus ofertas políticas y sociales no fueron otra cosa que un largo rosario de mentiras y engaños. En esos largos años el gobierno castrochavista ha incurrido en un número muchísimo mayor de vicios, defectos, delitos y crímenes que aquéllos  que ferozmente les criticó a los ocho gobiernos civiles anteriores, y no solamente no ha cumplido la mayor parte de sus promesas de auténtico desarrollo político y social, sino que ha dedicado toda la potencia de su acción política y de su gestión gubernamental a ejecutar su estrategia capital de destrucción de la democracia y  a lograr su objetivo supremo de instaurar un régimen militarista totalitario de hegemonía total sobre la sociedad venezolana...]]"
___________________________________



...i must add to this venezuelanism, that all indicates that Chavez is the biggest "liar" Venezuela has had...! THAT THEY BELIEVE IN SUPERSTITIONS...! AND THAT THEY "SCRIPT" MANY THINGS EVEN ONTO THEMSELVES...!

...that those that have left, or are part of this Chavez mentality in some manner, or truly left, to escape such "monsters", "depraved", "degrading", "depersonalizing", mentality...! in which one group of power displaced and/or assimilated all around it, to its liking, in which everything is and isn't [ no real conscience ], and the poor are still poor...!

...i must further add, to this profetico, that all Venezuelans, might be caught up, in a "regresive" WORLD brainwashing mentality, of myths and fables, with a mix of Religion and Evolution...!
.
.
.